soto del real

Overview

Colaboración con “Solidarios para el Desarrollo” en el Centro Penitenciario Soto del Real.

El 18 de Abril de 2015.

 


Experiencias…

Hace unos días algunos voluntarios de la Asociación Jugando por la Vida fueron a la cárcel de Soto del Real para cumplir con nuestra labor de ayudar a colectivos en riesgo de exclusión social. Para la mayoría de nuestros voluntarios era la primera vez que iban a un lugar como este del que la mayoría de personas tienen ideas preconcebidas en muchos casos totalmente equivocadas. Lo primero y, ante todo, desde Jugando por la Vida queremos dar las gracias a todos los voluntarios, a todas las personas y a todas las instituciones que han hecho posible nuestra presencia allí como lo son Solidarios para el Desarrollo y Jaque Juegos.
Además, nos gustaría hacer pública cual ha sido la experiencia de nuestros voluntarios durante las horas pasadas en la cárcel y, recordar que, antes de presos, son personas.

Lo cierto es que el camino hacia el centro penitenciario estuvo plagado de bromas del estilo de “no te van a dejar salir”. Tampoco faltaron los “yo creo que será…”, los “ seguro que…” o los “ en las películas/tele…” pero en el fondo se respiraba un cierto ambiente de nerviosismo ante la duda de no saber que era lo que se iban a encontrar allí.
A medida que pasaban los controles iban surgiendo preguntas sin respuesta, preguntas que nunca habría llegado a surgir de no haber ido allí. ¿Los presos pueden votar? ¿Que pasa con el módulo 10, en que es diferente a los demás? ¿Les dejan pasear a su antojo dentro de la cárcel? ¿Los hijos niños pequeños pueden venir a ver a su familia?
Después de atravesar controles y más controles estaban allí, en el módulo 10 al que llaman el módulo del respeto donde los presos ya estaban esperando, ansiosos, por esas escasas dos horas de distracción.
Se montaron las mesas, se sacaron los juegos y entre risas y charlas se jugó al Ritmo y Bola, al Saboteur o al Carcassonne. Fue en este momento cuando muchas de las preguntas sin respuesta fueron contestadas.
En este caso en concreto la visita a la cárcel de Soto del Real fue una experiencia nueva y que a nuestros voluntarios no les resultó indiferente.
En Jugando por la Vida no sabemos cual es el motivo por el que están allí, sin embargo sí sabemos que ese día a nuestros voluntarios el tiempo para jugar se les hizo corto.
Nos gustaría recordar que uno de los pilares del sistema penitenciario español es la reinserción de los presos, con más o menos éxito, en la sociedad; una sociedad que, en muchos casos, con razón o sin ella, los rechazará. Por ello desde Jugando por la Vida intentamos que cuando salgan a la calle recuerden que un día pasaron un buen rato con personas de fuera y que ello les motive a encontrar su lugar en el seno de la sociedad como personas nuevas y libres.